5:03 p. m. rAnita nOe 0 Comments

Hoy los espaguetis tenían sabor a melancolía.
La melancolía de las palabras que se dijeron pero no se cumplirán.
El postre tenía sabor a lágrimas.
Las derramadas por saberse errada desde hace tanto tiempo.
Lágrimas amargas que han dejado ojos vidriosos y una mente vacía.

Una mente vacía de pasado, de lo que ya no quiero ser.
Pero con la certeza de que el camino que se plantea por delante es el que tengo que recorrer.
La certeza de que no quiero estar sola, de que quiero, quizás por primera vez, reconocer a Dios en mis caminos, no sólo en la fachada externa de mi vida, la que todos pueden ver, sino donde más lo necesito, en la parte interna, donde muchas veces el caos hace que sienta que nunca llegaré a ser lo suficientemente buena.

Ha hecho falta una nueva decepción para darme cuenta del tamaño de mis miedos, hasta de los que creía superados.
Un dolor que deja huella, que moldea, espero que lo suficiente para no permitirme volver a caer en los mismos errores.

Vuelvo a empezar, con poquitas fuerzas, lastimada, pero no derrotada.

"Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas, en cuyo corazón están tus caminos" Salmo 84:5

de rAnita nOe


8:55 a. m. rAnita nOe 0 Comments

Estoy en casa.
Me falta la mitad de la familia.
Estoy en casa y el día antes del viaje me llegó el último regalo de cumpleaños. Una cámara de fotos con diferentes accesorios. Alegría, alegría y pan de Madagascar.
Va a ser navidad y aunque llueva como en Londres no me va a importar porque estoy en casa.

Estoy feliz, porque termina un año de cambios, de nueva vida. Pero termina bien. Termina con nuevas oportunidades y puertas que se abren poco a poco.
Termina con más compañía de la que empezó.

No hay proyectos ni deseos de año nuevo, parece ser una nueva costumbre, la de planear lo justo, vivir sobre la marcha y disfrutar. Darlo todo en cada momento, sin esperar a que las cosas tengan que mejorar para ser feliz.

Os deseo lo mejor para estas fiestas, para este nuevo año. Nos leemos en los blogs.

de rAnita nOe

11:05 p. m. rAnita nOe 0 Comments

Miedos.
Nos los hemos contado. Y nos siguen aterrando.
Dicen que las penas, si se comparten, son menos penas. Los miedos no.
Los miedos siguen igual, respirándote en la nuca. Los miedos son personales.
Propios, cultivados en años de incertidumbre y crispación.

Nos hemos pasado tanto tiempo haciendo como si nada pasara que ahora somos incapaces de esconder el pequeño temblor de pronunciar nuestros temores en voz alta. En susurros, al vaciar nuestros pulmones de un aire viciado de sobresalto.

A mi me da miedo lo que no me dices. Lo que sé que piensas pero que se queda incrustado entre las telarañas tejidas por tus terrores, antiguos como tu existencia. Lo que las teclas que acarician tus dedos nunca escribirán.

Me da miedo no encontrar la salida de la cueva. Y que nos dejemos cubrir por los recelos y la desconfianza.

Aunque bien podría ser sólo el mero fruto de la cobardía.

de rAnita nOe

10:43 p. m. rAnita nOe 0 Comments

No te des prisa. Respira. Disfruta del sol. O de la lluvia.
Tiempo hay. Como si no hubiera nada más, tiempo siempre queda. 
Aprende que en el camino está la felicidad del viaje, no solamente en el destino. 
Sueña, lo justo como para seguir avanzando, sin llenarte la cabeza de pájaros.

Respira, sin pausa, sin prisa. Aire nuevo. 
No habías estado antes aquí, aunque todo tenga el deje de los hechos ya vividos.

Me aprendo, me desaprendo, me renuevo y entiendo cosas de mi que hasta ahora no entendía. 
Te aprendo, desaprendo a esperar lo esperado. Me sorprendo. 

Y sin embargo de nada sirve apremiar al tiempo. 

de rAnita nOe

1131

8:18 p. m. rAnita nOe 0 Comments

Paciencia.
Objeto de deseo.

Aprendo de mi misma al mismo tiempo que aprendo de ti. Me veo con tus ojos y parte de mi se desconoce.
Es difícil hacer un puzzle. Las piezas no son perfectas.

Si nunca lo intentas nunca lo sabrás.

Por la boca muere el pez. Me pierde la boca.

de rAnita nOe


7:32 p. m. rAnita nOe 0 Comments

Es uno de esos días en los que la soledad se me hecha encima, toda junta, y me aplasta.

de rAnita nOe

3:04 p. m. rAnita nOe 0 Comments

se enredan las palabras entre las ganas de decirlas y la sensación de no deber.

nos atragantamos de conocimiento hasta que sentimos que no podemos respirar. y tenemos que dejar espacio, silencio.

siempre me dijeron que así nacen las mejores amistades. como comer a dos carrillos, con la boca llena.

tengo la sensación de haber roto cadenas, las que me ataban a la tristeza, al miedo. saber que no te importa, vuelo.

sólo piensa que a veces está bien no tener el control sobre todo.




-pensamientos inconexos, pensamientos.-

de rAnita nOe