Ir al contenido principal

Entradas

1179

I am stripping layers of feelings trying to understand the fears that assault me, that I don't recognise, but make my feel insecure and unprotected against my own thoughts. 
A year has gone by and it still hurts. And now that I'm getting to know someone else I find myself wondering if the history is going to repeat it self. 
I don't miss you. I don't miss us. What I do miss is the assurance of God's guidance.  I know that He is guiding me now, but the uncertainty that you left behind has made me try to secure my heart, hide it from harm, as if I could do such thing on my own. 
Doubt creeps from the depths of my mind, am I good enough? Will this person see me behind my flaws? Will he love me just for who I am? 
And for a moment I forget that I am voluntarily not in control, nor I intend to be. I have to conciously chose not to hurt for the damage that you left behind. 
So I pray, to my Dad above. Father fill my heart with praise to You so I can't hear the noise…
Entradas recientes

1178

How am I going to tell you everything if I don't even know you yet?

How will I be able to explain the depth of the change that the fucking cancer has brought to my life?
And it's not only about having one less ovary, or the scars, or the tattoo.

Hello, I'm Noemi and I had cancer.
Oh, and I have, probably, PTSD.

That's not a conversation starter that I want to use.

And yet, somehow, I carry this bit of conversation around, waiting for the perfect moment to say it, if there's a "perfect" moment.

I do things differently now. I care more and I care less. More for those persons that I love, those things that I like and those memories that I want to have. And less for time wasting things, time wasting people.

The pain, the fear, the what if it's back. The sleepless nights, the tears, the wait. You were not there, I wsih you had so I wouldn't have to tell you about it. Maybe the changes in me wouldn't have been that deep if you'd been there.

I&#…

1177

Entre nosotros solo han quedado las preguntas que no me has dejado hacer. Preguntas que de vez en cuando me asaltan en el momento previo a que me deje abrazar por el sueño. Pero no te sueño. Me sueño a mi misma.
Y dedico mis días a hacer esos sueños realidad. Porque ya no puedes decir que me conoces, aunque hayas sido parte de mi vida, aunque hayas sido causa de mi crecimiento y cambio.
A veces hasta yo misma me desconozco. Quiero ser ilimitadamente yo, caminar hasta la orilla de mi mundo conocido y desafiarme a saltar. Porque contigo he aprendido que no hay límite a lo que puedo dar, y a pesar del dolor, de las lágrimas, del haberme sentido perdida, puedo ver que esa parte de mi no va a cambiar.
Me construyo por mi y para mi. Me arrullo con sueños a futuro para evitar las preguntas que nunca tendrán respuesta. Porque a veces la falta de respuesta también es una respuesta.
Y aunque el amor no se acaba, tampoco es indeleble al paso del tiempo.
Me libero.
N.

1176

Hoy me han preguntado si todavía te echo de menos.  Estaba la pregunta a caballo entre la curiosidad y la extrañeza. Como si el olvido viniera con fecha de caducidad, con una guía de 10 pasos, igual que los libros que venden para dejar de fumar.

No he contestado que no, ni que sí. Me ha salido un "a cada uno le lleva su tiempo".

Porque ha sido más fácil que explicar que por lo menos ya no me duermo todas las noches llorando, que ya no reviso la pantalla del teléfono 700 veces al día para ver si hay un mensaje tuyo, el que mi corazón anhela pero mi cabeza sabe que no llegará. Que me he comprado un libro de poesía que trata sobre el amor y el desamor y que me siento identificada con los dos a la vez. Que hay canciones que cobran otro sentido aún después de haberlas escuchado durante años, tanto las que le cantan al amor como al desamor.

No, no te he olvidado. Estoy aprendiendo a vivir sin ti.

N.

incondicional

He amado. Te he amado.
Puedo decir sabiendo que no me equivoco que tú has sido mi primer amor. Un amor que no elegí, que no produje ni acaparé. Vi y veo la mano de Dios en cada detalle. La veo ahora enjugando las lágrimas que resbalan por mis mejillas.
He de corregirme y admitir que todavía te amo. Pero también me amo a mi misma, soy la única que lo hace de los dos. Así que recojo los pedazos que has dejado de mi corazón y me recompongo.  Poco a poco la sonrisa volverá a mis labios, un poco más y volverá a mis ojos.

Y tú, tú siempre podrás decir que te han amado incondicionalmente.
N.

Días

Hay días normales.
No me falta la respiración y apenas te pienso.

Hay días como hoy, que parecen normales.
Los recuerdos me asaltan en el lugar menos esperado, el autobús, me sorprenden las lágrimas, calientes, quemándome los ojos, estrujando el aire fuera de mis pulmones.

No sé por qué hay días normales y días como hoy, en los que quisiera desenchufar los sentimientos.

Duele.

escribir

Escribir para vaciarse. Para dejar la mente en blanco y que por un momento haya paz. Pelearse con los sentimientos encontrados, a veces hasta opuestos que se disputan cada segundo de mis pensamientos. No saber, no poder preguntar. Esperar. Esperar en silencio. Querer decir, sabiendo que no hay quien te quiera escuchar.
Me falta esa paz de haber hecho todo lo posible, porque otra vez, quizás por primera vez de esta manera, las decisiones de otra persona limitan mis acciones. Que no mis intenciones o mis sentimientos. En esos dos sujetos he encontrado una compañía hasta ahora desconocida, no sabía yo que podía sentir así, profundo y desgarrador al mismo tiempo.
No había estado yo en la posición de habérseme negado la opción de demostrar esos sentimientos que se saben y han sido correspondidos. Consume de una manera que no había experimentado antes, porque a pesar de llevarme a límites de mi misma que yo no conocía, no hay nada que pueda hacer para dejar de sentir. Para dejar de querer.…