Ir al contenido principal

1181

Me duele la gente que prefiere no estar ahí. Que se esconde de detrás de conversaciones por tener y elije el vacío de las palabras no dichas para poner distancia entre los corazones.
¿Cuándo decidimos que era mejor darse por vencidos? Se me acumula la necesidad de decir algo. Y me pregunto por qué tengo que ser yo la que vuelva a tocar a la puerta que se me ha cerrado en la cara. Se me hace vieja la tristeza, y se me empolva el orgullo. Se agrían los recuerdos y relucen las veces que fui yo la que buscó, la que mantuvo e insistió. ¿Vale la pena volver a esos caminos o debería aceptar que no se me quiso de la misma manera que yo quiero?
Me duelen 25 años de amistad que quedaron en nada.

N.

Comentarios

nocheoscura ha dicho que…
Triste ver que no siguen las letras, que nos has cerrado las puertas.

Entradas populares de este blog

1178

How am I going to tell you everything if I don't even know you yet?

How will I be able to explain the depth of the change that the fucking cancer has brought to my life?
And it's not only about having one less ovary, or the scars, or the tattoo.

Hello, I'm Noemi and I had cancer.
Oh, and I have, probably, PTSD.

That's not a conversation starter that I want to use.

And yet, somehow, I carry this bit of conversation around, waiting for the perfect moment to say it, if there's a "perfect" moment.

I do things differently now. I care more and I care less. More for those persons that I love, those things that I like and those memories that I want to have. And less for time wasting things, time wasting people.

The pain, the fear, the what if it's back. The sleepless nights, the tears, the wait. You were not there, I wsih you had so I wouldn't have to tell you about it. Maybe the changes in me wouldn't have been that deep if you'd been there.

I&#…

1176

Hoy me han preguntado si todavía te echo de menos.  Estaba la pregunta a caballo entre la curiosidad y la extrañeza. Como si el olvido viniera con fecha de caducidad, con una guía de 10 pasos, igual que los libros que venden para dejar de fumar.

No he contestado que no, ni que sí. Me ha salido un "a cada uno le lleva su tiempo".

Porque ha sido más fácil que explicar que por lo menos ya no me duermo todas las noches llorando, que ya no reviso la pantalla del teléfono 700 veces al día para ver si hay un mensaje tuyo, el que mi corazón anhela pero mi cabeza sabe que no llegará. Que me he comprado un libro de poesía que trata sobre el amor y el desamor y que me siento identificada con los dos a la vez. Que hay canciones que cobran otro sentido aún después de haberlas escuchado durante años, tanto las que le cantan al amor como al desamor.

No, no te he olvidado. Estoy aprendiendo a vivir sin ti.

N.